Cada frase... en su contexto.
Contacte con nosotros
[Todas las frases publicadas]


"El primer fracaso del lenguaje es su ausencia".

"El primer fracaso del lenguaje es su ausencia. Dije antes que el silencio puede ser antesala de la serenidad, pero ahora me estoy refiriendo a la ausencia del lenguaje. Con el silencio sucede lo mismo que con la soledad. Puede considerarse una situación real -no hablar o no estar acompañado-, puede considerarse un logro, y puede considerarse una carencia cuando se necesita o se espera una compañía o una palabra, y no aparecen.

El silencio en las parejas es un fenómeno tan constante que merecería todo un tratado de lingüística, que, no se lo oculto, me gustaría escribir. Hay muchas parejas que desearían hablar, pero a las que no se les ocurre nada. Este bloqueo de ocurrencias, es decir, esta resistencia que la inteligencia computacional ofrece a nuestros deseos, constituye un dramático fracaso. Si la abundancia del corazón abre la boca, la sequedad de corazón la cierra. Hay un terrible poema de Jacques Prévert que condensa esa situación:

Ha echado café
En la taza
Ha echado la leche
En la taza de café
Ha echado el azúcar
En el café con leche
Lo ha revuelto
Con la cucharilla
Ha bebido el café con leche
Y ha dejado la taza
En el plato
Sin hablarme
Ha encendido
Un cigarrillo
Ha hecho anillos
Con el humo
Ha dejado las cenizas
En el cenicero
Sin hablarme
Sin mirarme
Se ha levantado
Se ha puesto
El sombrero
Se ha puesto
Su impermeable
Porque llovía
Se ha marchado
Bajo la lluvia
Sin una palabra
Sin mirarme
Y yo he escondido
La cabeza entre mis manos
Y me he echado a llorar.

Las ocurrencias, como dije antes, proceden del campo del deseo. Las parejas taciturnas suelen volverse locuaces cuando les acomete un deseo. El de hacer daño, por ejemplo. La furia y el rencor son elocuentes. O también cuando, en sociedad, se desea causar buena impresión. Cualquier plomo doméstico puede entonces convertirse en "placer en casa ajena".

Hay sentimientos que bloquean el lenguaje. El aburrimiento es uno de ellos. También el miedo. John Gottman, de la Universidad de Washington, que se ha dedicado durante treinta años a estudiar las causas de los fracasos matrimoniales, ha señalado cuatro etapas en el deterioro de la comunicación conyugal: las críticas, el desprecio, la actitud defensiva, la actitud evasiva. Estas dos últimas son silenciosas."

José Antonio Marina
La inteligencia fracasada. Teoría y práctica de la estupidez
Ed. Anagrama, Barcelona, 2004, pp. 88-90